El diseño gramatical del Esperanto revela que mientras se aprende, también logra ejercitar la gimnasia mental y activa zonas del cerebro que ayudan con el razonamiento abstracto y las capacidades meta-lingüísticas.