El diseño gramatical simplificado del Esperanto revela que al mismo tiempo que se aprende, rápidamente potencia los procesos cognitivos, activa zonas del cerebro que ayudan con el razonamiento abstracto y aumenta las capacidades metalingüísticas.