Para la mayoría de los estudiantes, 150 horas son suficientes para conseguir algo de fluidez en Esperanto. Algunos estudiantes comienzan a usarlo después de estudiar unas 20 horas.